lunes, 24 de marzo de 2014

FIESTA FALLERA




Fotografia realizada el 14 Marzo 2014, Cámara Canon EOS 60D. Exif..iso 1250  av 5.6  tv 1/20

HISTORIA 
       El origen de la fiesta de las Fallas se remonta a la antigua tradición de los carpinteros de la ciudad, que en vísperas de la fiesta de su patrón San José, quemaban frente a sus talleres, en las calles y plazas públicas, los trastos viejos e inservibles junto con los artilugios de madera que empleaban para elevar los candiles que les iluminaban mientras trabajaban en los meses de invierno. Por ese motivo el dia de la cremá ( momento en el que arden los monumentos falleros ) siempre coincide con el dia 19, festividad de San José. 
En el siglo XVIII, las Fallas se reducían a piras de materiales combustibles que recibían el nombre de Fallas y quemaban al anochecer de la víspera de San José.
  Estas Fallas fueron evolucionando y cargándose de sentido crítico e irónico, mostrándose sobre todo en los monumentos falleros escenas que reproducían hechos sociales censurables y critica social siempre con sentido del humor.



   Sobre 1870 se persiguió duramente los festejos populares como el Carnaval y las Fallas. Esta presion provocó que en 1885 surgiera un movimiento en defensa de las tradiciones típicas, otorgando la revista , La Traca, premios a los mejores monumentos falleros. Este hecho provocó la competición  entre los vecinos y dio lugar al nacimiento de la falla artística, donde no desaparecía la crítica, pero predominaba la preocupación estética. 


 Faltan pocos días para que comience la Primavera y en sus calles se disfruta de un Sol radiante,  junto con el sonido de las bandas de música y el olor a la pólvora, las flores acompañan a otro aroma típicamente fallero para los valencianos, el de los buñuelos. Lo más tradicional es recorrer las calles de la ciudad contemplando los monumentos falleros y disfrutar de un buen chocolate y buñuelos.








 




























Fotografia realizada  la  NIT DEL FOC   2014






martes, 4 de marzo de 2014

CASCADA DEL BRAZAL, Navajas ( Castellon )

Fotografía realizada el 23 Febrero 2014, Cámara Canon EOS 60D ..Exif  iso 100  tv 1.3  av 6.3 




CASCADA   DEL   BRAZAL     

                                                                     










     Nos encontramos en la provincia de Castellón, en la comarca del  Alto Palancia, concretamente en la población de Navajas. De origen musulmán, aunque posee algún yacimiento arqueológico romano, Navajas estuvo poblado, hasta 1609 fecha de su expulsión, por moriscos, siendo repoblado al año siguiente por cristianos procedentes de Jérica, Viver y la cuenca alta  del Palancia.
 Dejaremos   el centro  de la población  para centrarnos en  lugares tan pintorescos como el Salto de la Novia, los amigos Javi Benedito y Juan Carlos Simón comienzan a preparar  el trípode  bien nivelado  para  poder fotografiar  las espectacular Cascada del Brazal de 60 metros de altura y a cuyos pies se encuentra el antedicho Salto, lugar de una hermosa leyenda.


     Dicen  qué alguien, en algún momento de la historia, no tuvo otra idea más peligrosa que comprometer a las parejas realizar un acto dónde debían demostrar su amor. Días antes de la boda, los novios, acompañados de sus familiares y amigos se acercaban a un paraje cercano al pueblo dónde el río Palancia se estrechaba en una garganta. Aquí era donde la novia debía demostrar a su amado y al resto de la familia su amor puro e incondicional. La muchacha tenía que saltar a la otra orilla del río. Si lograba cruzar se presagiaba un matrimonio lleno de felicidad y fertilidad. Pero si la novia no lo conseguía, entonces, se rompía el compromiso y tanto ella como su familia eran repudiadas. Corrían días de fuertes tormentas en la sierra. El agua se despeñaba desde las montañas y barrancos y se precipitaba con toda su fuerza y bravura hacia el río. Eran días en los cuales se debía celebrar otra ceremonia del salto. Bajaban los novios hacia el paraje acompañados de sus familiares y amigos. Como siempre, todos esperaban el salto de la novia con bastante impaciencia. Sin embargo, por esta vez, todos miraban recelosos la bravura del río y escuchaban el ruido ensordecedor del agua al entrechocar con las rocas. Cogidos de la mano, los dos amantes sabían que algo no iba a salir bien. La novia, muy nerviosa, presintiendo lo peor, le soltó de la mano y le murmuró algo qué, solo él, pudo escuchar. La muchacha, con la mirada aterrada fijada en el río y con el amor en su corazón intentó saltar a la otra orilla…Pero el destino quiso que cayera al agua y fuera rápidamente arrastrada hacia un remolino que la escondía y la mostraba a su capricho.
El novio, desesperado, se lanzó al río para intentar salvarla. Pero la furia de la naturaleza se reía de los dos. Jugó con sus cuerpos durante algunos segundos y los hundió en sus entrañas para siempre.  Horas después, los dos amantes aparecían río abajo con sus cuerpos flotando y abrazados fuertemente cómo prometiéndose amor eterno.
Cuenta la leyenda qué, a partir de aquél momento, ya no se volvió a repetir la ceremonia pues sumergió en una profunda tristeza, a los habitantes de Navajas.

Dicen todavía qué, en las noches de luna llena, resuenan los lamentos y las promesas de aquellos dos muchachos que perdieron la vida, en un salto, por demostrar a los demás, lo qué ellos dos ya sabían.




Javi  Benedito

Juan Carlos Simón